domingo, 16 de octubre de 2011

Pues así que, de tal que, como iba diciendo... http://chopsueyistoxic.blogspot.com/2011/09/flores-en-el-suelo.html

jueves, 13 de octubre de 2011

Maggie, paciencia, la siesta es larga.

Que un ángel y un demonio etéreos y casi inexistentes susurren en tu oreja contradictorios mensajes de opuesta índole no es especialmente agradable.
Menos aún cuando ninguna de las confabulaciones deja de rondarte la mente aún cuando los dos seres no se aparecen. Y menos aún que lo menos aún (si se me permite esa barbaridad léxica) cuando de esa decisión depende uno de los aspectos más importantes de tu vida.
Y con todo esto, no faltan ganas de mandar un poco a tomar por bien se sabe dónde a esos hijosputa del ángel y el demonio, por cabrones, por enfermizos y por liantes, principalmente. Que ya se podían estar calladitos, con la blanca boca tapada y las manos de diablo bien metidas entre los calzones y sus genitales.
Dejad mi mente en paz. Es que me cago en la puta.

viernes, 7 de octubre de 2011

Maggie, para esto mejor quédate dormida.

Pues el gorrión murió. El maldito y pequeño alado perdió su triste vida enredado entre los hilos de jodida perdición que le atenazaban con inexorable decisión.
Un principio que se las prometía placentero y deleitable, el conseguir el rico maíz, se había convertido en una vil tortura.
Ya jamás podría volver a levantar el vuelo sobre los melocotoneros del campo vecino, ni podría piar y emitir su canto en las cuadras, compitiendo con los pinzones. ¿Y las hembras? Ni un triste hijo, su sangre desaparecerá de este mundo para siempre, ninguna descendencia heredará su ADN, sus cromosomas, su línea de existencia.
Todo se reduce al abandono, al deseo de algo que no se puede poseer, a la resignación ante la podredumbre de tus propias plumas, devoradas por fétidos insectos carroñeros mientrás aún respiras poco a poco, con las tripas retorciéndose dolorosamente sobre si mismas ante la total falta de alimento.
Es la nada más tremendista y absoluta.
De ella no puedes librarte, no puedes cortar las ataduras.

Y así murió el jodido gorrión, sin que nada ni nadie lo evitase.

Maggie, duerme ahora , consigue volar en tus sueños.

jueves, 6 de octubre de 2011

Piromanía.

Es como rojo, naranja y amarillo a la vez. Colores cálidos que enternecen el alma y ahuyentan a la profunda y fría oscuridad. Ejerce una atracción enfermiza y ascendente sobre todo aquel que posa sus ojos sobre esos órganos de ígnea índole. No es más que la oxidación del aire caliente y el vapor de agua en forma de CO2, gases en combustión que desprenden un irreal residuo visual, que son las llamas. Es como una jarra de tequila con melocotón, un café recién hecho, un desierto sahariano en pleno Agosto.




Desde muy pequeño he sentido un tirón hacia el fuego. Mecheros y cerillas son como juguetes para mí, y horas y horas se han perdido admirando la erótica danza de los ropajes etéreos que visten las candentes ascuas, hasta que la tibia y azulada sombra se lleva su calor, enfriando el momento.




Actualmente sustituímos el fuego por meras imitaciones eléctricas que ninguna relación guardan con su agradable predecesor, son casi inhumanas. Pero, ah, el fuego...


El fuego puede admirarse, puede embelesarte, golpearte como un relámpago en lo más profundo de la retina, captar y secuestrar tu alma con sus resplandores de rubí.




Pero no puedes tocarlo.