martes, 16 de noviembre de 2010

.

¿Quieres saber por qué perdí a Anna? Porque dos meses antes un brasileño en paro coció un huevo. El calor creó un microclima en la habitación, una ligera diferencia de temperatura, y fuertes lluvias dos meses después al otro lado del mundo. Aquel brasileño coció un huevo en vez de estar trabajando. Habrá perdido su empleo en una fábrica textil, porque dos meses antes, yo habré comparado los precios de los vaqueros y habré comprado los más baratos. Como dice el proverbio chino, un solo copo de nieve puede curvar las hojas de bambú. La producción de vaqueros se habrá trasladado a otros países... Perdí todo rastro de Anna.

1 comentario:

Ghibril dijo...

GRANDE

Gracias por seguirme ;)